Descargas

Descargas

Amplía tu ludoteca y tu biblioteca rolera con el material que encontrarás en nuestra sección de descargas: juegos, relatos, fichas, manuales...

Galería

Galería

Reportajes gráficos de las jornadas, actividades y colaboraciones de Dado de Dragón. Para que nunca olvides unas jornadas.

Enlaces

enlaces

Aquí encontrarás montones de páginas para alimentar tus aficiones, y multitud de asociaciones con inquietudes como las tuyas.

 

Guerra Mundial Z

E-mail Imprimir PDF

Los perros fueron recogidos, protegidos detrás de nuestras líneas. Activamos nuestro Mecanismo Primario de Provocación. Para ese entonces, todos los ejércitos tenían alguno. Los británicos usaban gaitas, los chinos trompetas, los sudafricanos golpeaban sus rifles con las assegais y entonaban cantos de guerra zulúes. Pero nosotros, lo nuestro era Iron Maiden. Bueno, en lo personal nunca he sido muy fanático del metal [...] Pero tengo que admitir que allí parado, con el viento del desierto y “The Trooper” retumbando en el pecho, la cosa funcionó. El MPP no tenía nada que ver con atraer a Zack. Era para ponernos a volar a nosotros, para espantarle la vibra a Zack, ya sabe, “sacarle el miedo,” como dicen los ingleses. Para cuando Dickinson estaba cantando la parte de “As you plunge into a certain death…” yo estaba listo, con el REI recargado y en posición, y los ojos fijos en la horda que crecía y se acercaba…

Sé que este libro no es una novedad novedosa, y que se han escrito ya cientos y cientos de reseñas sobre él. Es de esas novelas de las que oyes hablar, te pica la curiosidad, te cuentan maravillas… pero vas dejando que pase el tiempo y nunca está en la lista de prioridades. Hasta que entonces cae por casualidad un pdf en tus manos, comienzas leyendo una página… y acabas directo en la librería con el tocho bajo el brazo porque no puedes parar de leer y no quieres dejarte los ojos con la pantalla del ordenador.

ZombiesEl caso es que Guerra Mundial Z, la novela de Max Brooks que cuenta los pormenores de la Primera Guerra Mundial Zombie a través de las crónicas de los supervivientes, es una novela que, de merecer un calificativo, merece con creces el de “ADICTIVO”. La narración, al hacerte continuamente referencias a hechos que supuestamente deberías conocer (no olvidemos que tú, lector, eres otro superviviente de la Guerra contra Zack) va intrigándote página a página, lo que consigue que al terminar cada relato no sientas necesidad de hacer pausa sino deseos de continuar. Las historias, que se apoyan mucho más en el factor humano-político que en el factor miedo-gore de los bichos, son más o menos autoconclusivas, dibujando a pinceladas el entorno global de la lucha Humanos-Zombies y las decisiones acertadas o fallidas que desembocan en el nuevo orden político global, tras llegar al borde de la extinción.

Eso sí… si buscas una novela de Terror al uso, olvídate. En esta novela, lo que te pone en tensión no es realmente la horda de zombies acercándose a un ejército asustado, o cercando a una víctima con el tobillo roto (aunque de eso tengas a patadas). Es la narración de la angustia y el sacrificio del astronauta que lo ve todo a través de los satélites sin poder hacer nada lo que pone los pelos como escarpias, y el cinismo del farmacéutico que se forra vendiendo vacunas inútiles. Es en el pánico nuclear, o en las medidas de control de la infección gaseando refugiados donde radica lo espeluznante de los relatos. Ahí es donde se encuentra el núcleo de la historia, en el reflejo de los miedos, angustias, fortalezas y vilezas de los narradores, y de los valores, tanto buenos como malos, que nos hacen humanos. Y eso por no hablar del atractivo de observar la evolución de las decisiones y tácticas desarrolladas a lo largo de todo el conflicto por las distintas naciones.

Ahí es donde debo reconocer que esta novela se ha vuelto un mal vicio. Su lectura, de forma gradual, te lleva a pensar en las tácticas de supervivencia que aplicarías en caso de una invasión zombie. Dónde irías, cómo te armarías, cómo sobrevivirías. ¿Tendrías la fuerza de voluntad necesaria? ¿La resistencia física? ¿El ingenio? Por mi parte, llevo varios días en los que paseo por la calle y no puedo evitar fijarme en qué edificios serían más apropiados para una defensa prolongada, cuáles tienen rejas en las ventanas, dónde podría conseguir los suministros, cuales serían trampas mortales… 

Tras leer este libro, creo que entiendo un poco mejor el auge del fenómeno zombie que vivimos actualmente. A ver si la película, que parece es un proyecto ya en marcha, no se hace mucho de rogar. Y mientras tanto, ojearemos el manual de supervivencia zombie. Porque, quién sabe, igual lo necesitamos para la próxima epidemia de Gripe Aviar Z :P

PS: Para entender un poco mejor a qué me refiero con esta novela, no os perdáis esta reseña-relato-homenaje al libro de Quaid en su blog “Querido sobrino Gobbo“.

Entrada original por Mir en www.unbosquedeideas.net

Tienes que estar registrado para poder comentar.

You are here: Artículos Literatura Guerra Mundial Z